domingo, 12 de agosto de 2012

Sabor agridulce en casa


Ayer era uno de los días esperados desde que empecé con el triatlón hace unos meses. Iba a competir en Castro, en los mismos escenarios donde entreno cada día, pero con mucha gente conocida al lado y mucha más gente aún animando. Se me hacía raro salir desde casa en bici, pero tengo los boxes a 2 minutos y esto es un lujo. Al final estábamos 318 triatletas en categoría masculina, y el día que hacía era espectacular. Además, los 21,7 grados del agua permitían el uso del neopreno, menos mal jeje…


Al tema! Últimas risas con Fran, Hector, David, Gonzalo, Gorka, Pelucho… y me hecho al agua ya por mi cuenta, que total, una vez empieza la carrera todos nos separamos. El recorrido es una vuelta de 1.500 metros a toda la bahía, espectacular. Yo decido salir por el lado izquierdo, cojo aire por mi derecha y así voy viendo al grupo para evitar golpes. En la natación no espero ninguna sorpresa, he hecho varias veces el recorrido y siempre rondo los 33 minutos, los mismo que hice la semana pasada en Pamplona. Y clavado, 33:04. Parcial 292 en el nado, desastroso como siempre, aunque el sector ha sido muy limpio, y solo he tenido algún choque en la primera boya. Entre la veintena que queda en el agua están Sarachaga, David y Pelucho, que se estrenan hoy, y un par de minutos por delante ha salido Diego. El resto, Hector, Edu, Carlos, Fran, Gorka, Joci… me ha metido más de 5 y 6 minutos, y Gonzalo… 11 minutazos!!! Qué machine! Ha salido del agua el 20º en 22 minutos! Es decir, él hace un 1.500 en el mismo tiempo que yo hago 1.000 metros… a ver cuando empiezan las clases en el muelle de una vez!











No me desanimo, ya he pasado el mal trago del agua y ahora toca suelo firme, donde cada vez estoy pedaleando y corriendo mejor. Salgo de Castro lanzado, pero las sensaciones de mis piernas no son buenas. He tenido mucha tensión en la natación y noto calambres. A pesar de todo voy pasando a muchísimos participantes, pero es a partir de Islares (km 8) cuando empiezo a volar. Parece que he calentado motores y me encuentro genial. Llego a la rotonda de Guriezo en 26 minutos, más de un minuto peor que en los entrenos, pero ya estoy a tope y subo Hoyomenor a la carrera. A Joci le pillo en la cuneta en mal momento jajaja, librándose de “líquidos” para la subida… Qué crack, cada vez le cojo más tarde en la bici porque cada vez me mete más tiempo en el agua jaja. El único respiro de todo el sector me lo tomo arriba, una vez empiezo a bajar aflojo unos segundos para tomarme un gel, y rápido me acoplo para seguir a tope. A la vuelta voy como un misil, y no tengo sensación de ir “hipotecando” la carrera a pie porque me noto con fuerza. En Islares paso a Carlos, después a Fran y seguido a Diego. Sigo adelantando triatletas uno tras otro hasta llegar a Castro, así hasta unos 150, la mitad de los participantes! Marco el parcial 60º de bici, clavando los tiempos de Edu, que anda como un toro.











Cuando me bajo a correr voy animadísimo. Tengo la carrera donde quería, perfecta para hacer un puestazo. Me puedo tomar hasta el respiro de hacer tranquilo el primer kilómetro, adaptando la musculatura al cambio. Sé que detrás vienen Diego y Fran, y aunque a Diego no pienso ni intentar seguirle (que corre mucho jiji…), creo que Fran me puede llevar genial hasta la meta. En su único olímpico de Donosti corrió en 42:19, y yo ya he marcado un 41:40 en Pamplona el domingo pasado. Me pienso pegar como una lapa (a no ser que vaya muy lanzado…) y así a ver si echamos mano a Gorka, Hector y Gonzalo que van por delante. Me pasa en el rompeolas y le empiezo a seguir, pero la alegría no me dura ni 200 metros. Me empieza a doler el abdomen y noto unos pinchazos en el estómago que me hacen pararme. Me apoyo en la pared, y cuando Fran ha ido hasta la punta y ha vuelto aún sigo allí. Poco a poco empiezo a correr de nuevo, pero me tengo que parar 3 veces más en el siguiente kilómetro. Paso por el avituallamiento y pienso en retirarme, voy trabado y con miedo de que me dé un chungo al estómago. Por una parte no quiero tirar la toalla, ya que desde que empecé la preparación para el Ironman no me he retirado en ninguna de mis 25 carreras, y por otra parte, si en otro lugar no me importaría tanto arrastrarme, aquí en Castro no me apetece ir sufriendo a trote cochinero. Voy bebiendo algo de agua y me van disminuyendo los pinchazos. Poquito a poco voy cogiendo ritmo (con miedo aún…) y consigo correr medianamente bien la segunda vuelta. Los que entrenamos siempre aquí quizá no lo apreciamos tanto, pero el circuito de carrera a pie es precioso, corriendo las dos vueltas de 5 km sin separarte del mar, aunque yo ayer no lo pude disfrutar. Además el parque está abarrotado, y los ánimos de la gente… impresionante. Susana y su family me animan a cada paso, oigo también un montón a Rafa Delgado, a Emilio Ibarra... vamos, a un montón de amigos y a gente del día a día que se vuelca con nosotros. En los últimos kilómetros paso a Gorka y a Hector, a los que intento echar una mano, pero se han vaciado y ya no pueden mucho más. La carrera a pie se me va por encima de 45 minutos, de ahí que me quede ese sabor agridulce, ya que al menos esperaba rondar o mejorar los 41:40 de Pamplona, pero bueno, después de pasar los malos momentos, ni tan mal. Se rompe la tendencia de mis últimas pruebas y esta vez pierdo puestos corriendo, quedando el 162º en la general.











Y mención especial para Gallegillo y Pelucho, que rondan las 3 horas y entran en meta con las hijas. Han tenido la valentía de apuntarse a su primer olímpico sin ningún complejo, e incluso ganan puestos en los dos últimos sectores. Con David vuelvo a ir a Zumaia en septiembre, y espero que Pelucho también se enganche al tri, jeje, que es un auténtico todoterreno.











Se cumple el papel de favoritos, y mientras en chicas gana Estefanía Gómez por delante de Inmaculada Pereiro, en chicos gana Muller por delante de Agirresarobe, después de que el francés Ouilleres fuera descalificado por acortar recorrido cuando iba primero.


Ahora toca recuperarse después de la emoción vivida ayer, ¡y es que solo me queda mes y medio para Barcelona y ya me están temblando las piernas!

CLASIFICACIONES

No hay comentarios:

Publicar un comentario